¿Motel o Passarelle?

De mi vida en suiza guardo muchos recuerdos. Buenos, no tan malos y ni tan buenos. La vida es como es, y no siempre todo es bueno, lo que sí es cierto es que de todo se puede sacar el lado positivo y está en nosotros saber verlo.

Viví en Lausanne un año y pico mientras estudiaba un postgrado, unos meses viví en la residencia de la Escuela, y los fines de semana, al no tener coche una dependía de otr@s para moverse y bajar a la ciudad. En esos fines de semana en que NO bajaba a la ciudad, había que decidir qué comer y dónde, pues no disfrutábamos de cocina propia, sólo una mini nevera, una Kettle y poco mas.  En la escuela estaba La Passarelle, que era (por lo que sé ahora lo han cambiado) el restaurante de tipo comida rápida de la escuela y que abría el fin de semana. La oferta dejaba mucho que desear, raro para ser una escuela de hostelería renombrada, pero era lo que había.

Existía (y existe) justo detrás de la escuela un motel con un restaurante italiano. Era más caro, pero se comía bien,  por lo que pensáis bien, solíamos ir allí a comer.

La carta era amplia, pero bien definida. Entre otros, podías comerte una rica pizza de horno de leña, una pasta al punto o bien algún risotto. Había ensaladas, antipasti y demas a parte de carne y pescado. Yo he sido y soy muy de arroz en todas sus variantes… Y me encantan las visceras!!! De lo que imaginaos mi alegría el primer día que vi la carta y vi que tenían un risotto de higaditos de pollo. Estaba claro clarísimo que tenía que probarlo.

A partir de ese primer día del risotto de higaditos, lo pedía siempre que iba. Me encantaba, peeeero (siempre suele haber peros) le falta intensidad al sabor, y ya sabéis los que me conocéis que mi vida sin intensidad no sería lo mismo.

Hoy os traigo mi versión de este risotto con aires suizos, esperando transmitiros la intensidad de este arroz meloso con higaditos de pollo tuneado a la manera de Pozu y bautizado cómo:

Meloso de foie de ave de corral

Ingredientes para 4 Personas

1 Cebolla mediana tirando a grande finamente picada
1/2 Ajo picado muy fino
1 pimiento tricolor en juliana (entre los 3 colores debemos conseguir la cantidad de un pimiento)
Caldo de ave (segun pida el arroz) y en su defecto agua
1 vaso de cerveza
Un Chorro de aceite
8-10 higaditos de pollo (podéis sustituir los higaditos por pollo, pavo, carne, salchichas o más verduras)
3 tacitas (de café, no me pongais tazones que se nos sale) de arroz  Arborio
Queso Parmesano, Sal y pimienta (al gusto)
Y el ingrediente más importante, amor, mucho amor y cariño.
Y si podéis, una hebras de:

Los higaditos los compraremos limpios (pedírselo a vuestro carnicero o el de los pollos), y los repasamos que no tengan hiel (parte amarillo verdosa de sabor amargante que hay que evitar). Los cortaremos en trozos medianamente pequeños, que no haya que usar cuchillo a la hora de comer, salpimentamos bien, y cuando acabéis, le añadis un pellizco extra de cada de mi parte. Ponemos una sartén a fuego medio-alto con un chorro de aceite y los doramos. Este proceso son 3 minutos máximo, no queremos cocinar el hígado, sino darle color y queremos que esten tiernos y jugosos. Retiramos del fuego y apartamos en un plato.

Picaremos las hortalizas para dejarlas  listas. Y por orden vamos a pochar la cebolla (con su sal). Cuando empiece a transparentar le añadimos el ajo y los pimientos (con su pizca de sal). Fuego medio alto, queremos evaporar el agua que soltaran los pimientos.

Cuando estén pochadas las verduras añadimos el arroz. Queremos que esté un par de minutos, se trata de que empiece a tomar un color nácar, puede tardar 2 o 3 minutos. Entonces añadimos la cerveza, y movemos bien el arroz.

AHORA es cuando empieza el momento más importante del risotto, uno no se puede ni debe separar de la sartén, ya que debemos remover constantemente. Cuando la cerveza haya sido absorbida, empezamos a añadir el caldo. Debemos añadirlo poco a poco y asegurarnos que el arroz ha absorbido todo el caldo antes de añadir mas, mientras, no dejamos de mover.  Repetimos este proceso tantas veces haga falta mientras observaremos como el arroz va hinchándose.  Me gusta a mitad de cocción añadirle un punto de parmesano, asique si os apetece hacerlo, le da un toque. Y cuando digo un punto, es un punto, vamos, 2 cucharas soperas de parmesano recién rallado. Añadiremos caldo y seguiremos con el proceso.

No os olvidéis de añadir los higaditos. Lo haremos cuando todavía le queden mínimo un tercio del tiempo de cocción al arroz (los minutos de cocción del arroz varían en función de la variedad, el arborio está entre los 14 y 16 minutos). En este caso ha sido después del punto de parmesano.  Amor, mucho amor en ese millón y medio de veces que llevas removiendo, todavía nos quedan cuarto y mitad para acabar, pero es sumamente importante que se lleve a cabo con una buena música de fondo, mientras un@ mueve el cuerpo y canta al son de ella. Debemos seguir  añadiendo caldo, moviendo el arroz  al ritmo de esa música, melosa y suave de fondo que nos permite gozar de éste momento… #Yoconfieso que no es coser y cantar, pero es lo que hay, y si queréis un rico arroz meloso, ésto es lo que vale.

A mi me gusta ir probando (Para el punto de sal, ir probando de sal y rectificar siempre que sea necesario), no soy mucho de tiempos, asique cuando pruebo y todavía está un pelin duro, echo el último cazo de caldo y un pa de puñaos generosos de parmesano recién rallado. Removemos bien. Apagamos el fuego y dejamos reposar 1 minuto. Se puede añadir una nuez de mantequilla por aquello del brillo del arroz (yo no lo he hecho). Servir y acompañar de un buen vino blanco y voilà.

Un pequeño apunte, le he añadido un poco de azafrán manchego y como 4 cucharadas de salsa de las albóndigas que hice ayer.

© 2011, pozu. All rights reserved.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
This entry was posted in Plato principal, Plato Unico, Recetas, Trucos and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

7 Responses to ¿Motel o Passarelle?

  1. osti nena menudo arroz tremendisimoooooooo. seguro que las dos cucharadas de salsa de albondigas con el sabor concentrado a carne le fue estupendo. K hambreeeeeeee

  2. Cuisine4you says:

    Mi amor, tiene una pinta increible, el día menos pensado me propongo cocinarlo ya que me he quedado con el antojo.
    Apúntate un diez!
    Besossss

  3. Tiene una pinta deliciosa pero me temo que si lo preparo en casa igual me lo tiran a la cabeza… (los higaditos como que no le van).
    Besicos

  4. Santiago_ says:

    Ummmmmm, cómo me gusta. A ver si engaño al personal y lo puedo hacer (o me lo hago para mí y ya está), que como le pasa a Mª José, el higado en casa no es muy apreciado (ellos que se lo pierden).

  5. miquel says:

    perfecto este arroz y con tus toques extras mas sabroso aun
    beso

  6. Vivi says:

    Ainssss, madre qué rico!!! Me has creado la necesidad imperiosa de hacerlo hoy mismo… bueno, casi mejor mañana que me dé tiempo a comprar los higaditos, jijiji.
    Un besazo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>